domingo, 28 de agosto de 2011

El Chopo

Hace un par de años participé en el proyecto que llevaba a cabo la Universidad Nacional Autónoma de México para la celebración del Bicentenario de la Independencia de 2010, a lo largo de la investigación me llamó mucho la atención un edificio en particular -uno cuya estructura férrea y su carácter móvil me resultó un tanto peculiar en un marco de gusto imperial- que había llegado a México en el año de 1902 desde Alemania. El edificio se ubicó en la capital y tuvo varios usos durante el período posrevolucionario siendo actualmente el Museo Universitario.El edificio de El Chopo da nombre a toda la zona y, sin duda, se ha convertido en un paradigma cultural y musical dentro de las propuestas que se ofrecen cada sábado en la ciudad.


En El Chopo se ubica el regalo perfecto...siempre me gustó hacer regalos a la gente que quiero, compartir y encontrar algo con lo que sé que disfrutarán me hace feliz. Creo que no entiendo el concepto de tener sino es compartiendo... y si la ocasión se acompaña con alguna celebración pues mejor.
Ayer fue un día de larga caminata y de ver tantas cosas lindas, hacía muchísimo tiempo que no veía esas muñequitas tradicionales mexicanas, ésas que tanto venden en Coyoacan alrededor de la Iglesia, me llamó mucho la atención encontrarlas por aquel rumbo... si a alguna le interesa hacer una, sólo escríbanme y les paso los patrones, ya saben mi mail :)


Hoy es un día distinto, hoy me levanté con ganas de hacer volar el tiempo... ¿acaso no sería maravilloso acostarse sobre un reloj salido de uno de los cuadros de Dalí y mover las manecillas a nuestro antojo?... sí, definitivamente hoy lo haría volar...
Prometo publicarles más fotos en este mes de septiembre, muchos besos

lunes, 22 de agosto de 2011

...


Sigue lloviendo en la ciudad...
Siempre me gustó la lluvia, sobre todo en aquellas tardes de septiembre cuando mi hermana y yo nos escapábamos para nadar y nos acóstabamos sobre la arena tomadas de la mano, las gotas nos salpicaban la cara y cerrábamos los ojos tan fuerte que no podíamos parar de reir.
Cuando llegábamos de nuevo a casa, descalzas y empapadas encontrábamos siempre una visita nueva, mi abuela recibía pacientemente a quien quisiera ir a visitarnos, servía vino, queso, pan casero una y otra vez... nosotras entrábamos rápido e íbamos a jugar al patio trasero, mi hermana soñaba con ser azafata de vuelo, yo soñaba con barcos que llegaban desde muy lejos y traían nuevos estímulos, personas diferentes con lenguas extrañas a la mía...
Para ser lo que uno llega a ser en la vida siempre es necesaria una guía, el amor, la comprensión, toda la ternura que recibimos de ella no se puede comparar a nada más que haya llenado nuestra infancia....
Feliz cumpleaños abuela



domingo, 21 de agosto de 2011

Nuevos experimentos

Fueron los griegos los primeros en describir un aparato muy básico creado a partir del principio fundamental de la caja negra, fijándose en cómo la luz se traspasaba de modo natural ente las cestas entretejidas postularon un ejercicio básico para captar una imagen dentro de una caja.
Las cámaras estenopeicas, desde entonces, han sido creadas a mano por los fotógrafos usando una caja totalmente negra a la cual se le debe añadir un orificio en uno de sus lados y película -del lado emulsionado- o papel fotográfico en el inmediatamente opuesto.
Hace ya algunos años de la primera vez que creé mi primer cámara estenopeica, era aún estudiante y me fascinaban los procesos tradicionales de impresión, sobre todo el de la plata sobre gelatina tan usada en la década de los 20's y cuyo cuidado requería toda la atención en el cuarto oscuro. Recuerdo aquellas fotos mías colgadas, secándose y yo sentada mirando de reojo para descubrir los resultados... con aquellas tomas realicé mi primera exposición.
La cámara estenopeica en una versión mucho más sencilla de las que realizo ahora la descubrí en uno de los primeros viajes que hice en México, fue la primera vez que me acerqué a las ruinas prehispánicas en el estado de Oaxaca, yo observaba a todos aquellos turistas ataviados con sus cámaras de alto poder y yo mientras acariciaba aquella vieja caja negra, los resultados fueron inmejorables y me dediqué a perfeccionar esa caja sin dejar que perdiera ese toque casi romántico, de old style que tanto me fascina.
Tan fácil como coger una caja de cerillos, algo de cinta aislante y película sensible para crear toda una historia, experimentando con bordes rugosos, doble orificio de captura, superponiendo papeles, creando filtros con cualquier cosa que tengamos de papel en la cocina que nos sobre... lograremos dar un toque personal a los resultados, variándolos hasta el infinito.
Éste será mi primer proyecto de curso, a ver cuántos artistas se descubren en este semestre :D.


Ya tenía algún tiempo sin publicar, les agradezco muchísimo todos los mails que me han enviado, de verdad que son unos ángeles, me faltan algunos por responder pero poco a poco iré respondiéndolos, ¡lo prometo¡ :D.
Esta tarde haré una receta que ha sido muy solicitada y que se perdió al cerrar mi antiguo blog, hare cupcakes de mora azul rellenos de crema, les pongo la receta a continuación y las fotos para cuando los haya hecho, ¿vale?, mañana si tengo un tiempito sin falta entro a presumirles lo lindos que me quedaron.
¡Tiempo de agarrar libretas, chicas¡, vamos a necesitar:
1 huevo
1 taza de aceite o media taza de mantequilla
Media taza de leche
2 tazas de harina
1 taza de azúcar
1 taza de agua
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de canela molida
2 cucharaditas de polvo para hornear
2 tazas de moras azules

El proceso es muy básico, mezclaremos todos los ingredientes secos en un bol ya cernidos y poco a poco iremos echando los líquidos, uno cada vez, removiendo siempre al mismo lado.
Una vez tengamos preparada la mezcla veremos que el horno esté ya precalentado a 180 °C, vertiremos en los moldes y pondremos a hornear aproximadamente por quince minutos.
La crema puede ser algo ácida o le podemos agregar plátano, será una excelente receta para compartir en desayuno o para regalar.
Espero la disfruten tanto como yo, besitos corazones